La traición de Ricardo Gareca a Boca como jugador, ¿puede influir en la negociación?

0
Ricardo Gareca se suma a la lista de técnicos para México.

Ricardo Gareca se suma a la lista de técnicos para México.

Ricardo Gareca es el hombre que se pone en lo alto para convertirse en nuevo entrenador de Boca a pesar de la traición como jugador. Como es sabido, el Xeneize despidió a Sebastián Battaglia el miércoles, por lo que el consejo de fútbol comandado por Juan Román Riquelme se encuentra| en la búsqueda del director técnico ideal que lo lleve a obtener la séptima Copa Libertadores. De hecho, ya hay estipulada una reunión con uno de los candidatos.

Ricardo Gareca se impone en Boca por múltiples razones, siendo las dos más conocidas todo lo obtenido en Vélez en una de las etapas más gloriosas del Fortín, que anoche escribió una página dorada, como así también su trabajo irreprochable en la selección de Perú. No obstante, hay un detalle que no se debe pasar por alto y que tiene que ver con su pasado en lo que fue considerado como una traición al club.

Gareca surgió de Boca y tuvo momentos felices en su comienzo. Sin embargo, en 1984 la situación cambió debido a los problemas financieros del Xeneize, por lo que el Tigre comenzó a no percibir su salario como se había estipulado. Tras recurrir a Futbolistas Agremiados y, para que el equipo boquense reciba algo a cambio, apareció River para llevárselo tras depositar una suma de dinero. Esto, justamente, fue tomado como una traición por el equipo que actualmente es presidido por Juan Román Riquelme.

Ricardo Gareca es el deseo de Riquelme: qué otros entrenadores suenan en Boca

La traición de Ricardo Gareca como jugador de Boca
La traición de Ricardo Gareca como jugador de Boca

Si bien el actual técnico de la selección de Perú es el más querido, hay otros entrenadores que suenan para reemplazar a Sebastián Battaglia. Entre los conocidos, se encuentran Eduardo Domínguez, Grabiel Heinze, Martín Palermo y Sebastián Beccacece. Además, siempre hay algún tapado que seguramente Riquelme estará manejando por lo bajo. En definitiva, el Xeneize deberá tomar una decisión para apuntar a la próxima Libertadores.

Ahora bien, aquello de Gareca, ¿influye verdaderamente? Lo cierto es que eran otros tiempos y, en definitiva, Boca no cumplió lo que se estipulaba en el contrato del futbolista. En caso de no haber ido a River, el Tigre hubiera quedado libre. Con tantos años pasados y un futuro en el cual la Libertadores es una obsesión, el hincha parece haberle perdonado aquello sucedido en el pasado.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *