Increiblemente esta jugada no fue sancionada como penal por Rapalini en el Racing-Boca.

El primer tiempo fue de Racing, el segundo de Boca y el final del VAR con un polémico penal en el ojo de la tormenta: Fernando Rapallini había finalizado el encuentro y los encargados de la tecnología lo llamaron por un chequeo que podía darle una oportunidad de oro al Xeneize en busca de los tres puntos. Pero el árbitro decidió no sancionarlo y los jugadores se le fueron al humo.

A segundos de cumplirse los cinco minutos de tiempo adicionado, la pelota quedó boyando en el área chica de Gabriel Arias con Sebastián Villa y Jonatan Gómez en la disputa. Ambos se resbalaron pero el balón le quedó mejor ubicado al volante de la Academia, que no tuvo mejor idea que acomodarlo con su brazo izquierdo para luego despejar sin obstáculos.

Para contextualizar, era corner a favor de Boca cuando el árbitro hizo sonar el pitazo final pero Racing se volvió loco porque, a pesar del fin de los 90 minutos, estaban revisando un posible penal en el VAR. La ilusión del conjunto de Hugo Ibarra se agigantó por la infantil infracción de Jonatan Gómez, que finalmente Fernando Rapallini decidió obviar al cabo de varias repeticiones en el chequeo. De tal manera, el 0-0 se decretó y se esfumaron las posibilidades para el Xeneize, que ya había tenido a Carlos Zambrano y Darío Benedetto como protagonistas.

Terminado el partido, el cuerpo arbitral encabezado por Rapallini aseguró que el referí decidió no cobrar el penal ya que Sebastián Villa se arrojó sobre Jonatan Gómez (según el criterio de Rapallini) y le terminó cometiendo una infracción tras tirarse en plancha y con los dos pies hacia adelante. Más allá de la explicación del referí, esta no pareciera ser la realidad: si bien el colombiano va fuerte, no pareció falta y era un claro penal para el Xeneize.

¿Penal de VAR? La última jugada tiñó de sospechas el clásico entre Racing y Boca

zambrano boca benedetto
Zambrano y Benedetto se tomaron a golpes en el vestuario.

La mano del ex Argentinos Juniors fue clarísima, hubo una inexplicable decisión del árbitro de no cobrar la pena máxima a favor de Boca y la semana tendrá mucha tela para cortar. ¿El poder de Racing en AFA? ¿Las andanzas de Víctor Blanco como uno de los dirigentes más fuertes del fútbol argentino? ¿Ignorancia del reglamento por parte de Fernando Rapallini? Dicho sea de paso, el mismo juez fue el que tampoco le otorgó penal a River en la última fecha contra Independiente, cuando Sergio Barreto le propinó un manotazo a Miguel Borja dentro del área. Creer o reventar, le metieron la mano en el bolsillo a Boca y en Avellaneda sonríen.

https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1558991419125239812

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *