Cinco escándalos en el Boca de Riquelme

Cinco escándalos en el Boca de Riquelme

Boca y Juan Román Riquelme no tienen paz. Una nueva derrota en la Liga Profesional (lleva tres en fila) volvió a desatar el caos o quizás, fue un correlato del pésimo momento que atraviesa el Xeneize, a quien la interna entre el Consejo de Fútbol y el plantel profesional lo está destrozando.

No parece haber un límite y todas las jornadas aparece un nuevo episodio que tiene rebote a nivel nacional. No sólo se trata de lo que ocurre adentro de la cancha, fuera de ella también están sucediendo algunos episodios lamentables para la imagen de uno de los clubes más grandes de Sudamérica.

El primer escándalo de la semana tuvo lugar el martes tras la eliminación ante el Corinthians de Brasil por penales. Sebastián Battaglia realizó una conferencia picante en la que apuntó contra el Consejo de Fútbol y para Riquelme fue suficiente motivo para despedirlo de Boca.  Al otro día, el segundo episodio bochornoso: al DT del Xeneize decidieron echarlo en una estación de servicio y sin darle prácticamente ninguna explicación. Pero la semana todavía tendría más capítulos. El tercero de ellos se dio el jueves, cuando se suscitó una reunión muy caliente entre los integrantes del Consejo de Fúbol que lidera Riquelme y los jugadores para reclamarles por la decisión de no haber concentrado en la previa al duelo con el Timao por una deuda salarial con el plantel. Alegaron que no era momento.

Cuarto y quinto escándalo en sólo una semana para el Boca de Riquelme

Rojo apuntó contra Riquelme en Boca
Rojo apuntó contra Riquelme en Boca

En Boca cada día es un mundo. Sobre todo en épocas tan convulsionadas. Y el viernes no fue la excepción. El cuarto escándalo tuvo como autor material al Negro Ibarra, DT interino de Boca hasta que se contrate un nuevo técnico, y Carlos Izquierdoz. Por orden del Consejo, el ex lateral derecho decidió que el capitán y uno de los grandes referentes del equipo vaya al banco de suplentes. Esto generó la furia del Cali y un enorme malestar en el seno del plantel.

Por este motivo, cuando Marcos Rojo convirtió el gol ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, en el festejo de gol se desató el quinto escándalo. Sí, Boca no tiene calma ni cuando marca un gol. Rojo se sacó la cinta de capitán y fue corriendo a abrazar de manera efusiva a Izquierdoz, en un clarísimo mensaje hacia Riquelme. Para colmo, luego el ex futbolista de la Selección Argentina tuvo un partido espantoso y fue uno de los grandes responsables de la derrota. Cinco escándalos en una semana. Y prometen continuar.

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *