Gallardo descontrolado: expulsión y una frase violenta contra el árbitro

0
El peor año de Gallardo en River

El peor año de Gallardo en River

Lo de Marcelo Gallardo es un claro síntoma de lo que se está viviendo en River. El Muñeco, al igual que su equipo, está descontrolado. Es que el Millonario no encuentra los caminos en este 2022 y la crisis ya comienza a quedar en evidencia. Los malos resultados ya no son fruto de la casualidad o por responsabilidad de un mal manejo del bar. Ante Godoy Cruz, el conjunto de Núñez cayó por 2 a 0 y sin atenuantes en el Monumental. Esto desató nuevamente la furia de un cada vez más irritable Gallardo.

Napoleón esta vez no le intentó dar un cachetazo a un jugador ni tampoco se cruzó verbalmente con uno de sus jugadores durante un partido como ocurrió con Nicolás de la Cruz. Esta vez su tremendo enojo lo llevó a contestarle de pésima manera al árbitro Nicolás Lamolina. Gallardo, segundos antes, explotó de bronca por una polémica expulsión a Rodrigo Aliendro, flamante refuerzo que apenas rozó al jugador del Tomba. Sin embargo, Lamolina la revisó en el bar y expulsó al mediocampista del Millonario. A partir de ahí, el diálogo fue muy subido de tono entre el Muñeco y el juez del encuentro.

Apenas el hijo de Pancho le sacó la tarjeta amarilla al DT comenzó un terrible ida y vuelta que finalizó con el referí sacándole tarjeta roja. Y allí vino una frase muy desacertada del Muñeco Gallardo. «Tené los huevos para echarme, pelotudo», disparó el entrenador para con quien debe impartir justicia. Se ve que Lamolina le hizo caso. Se hartó del técnico y finalmente lo mandó anticipadamente a las duchas. Pésimo momento para Gallardo en River. ¿Tendrá forma de reponerlo?

Gallardo y su peor momento en River

Gallardo y la crisis en Ricer
Gallardo y la crisis en River

Ya dejó de ser noticia ver a River jugando muy mal. Pero lo ocurrido conn Subestimala la reunión. Pereira fue el corolario de varias cuestiones que no se venían manejando bien  y ahora el equipo del Muñeco tiene sed de revancha. Necesita dar vuelta la página de inmediato para que todo lo que ha ocurrido empiece a quedar en el pasado. Pero si desde afuera el DT le transmite tensión y nerviosismo a su equipo la situación se pondrá cada vez más densa. Tras la derrota, lejos de dar la cara, se fue sin expresarse de manera pública tras suspender la conferencia de prensa. Todo un síntoma.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *